• Blog

    Somos lo que comemos, pero ¿sabemos lo que comemos?

    Aunque parezca una obviedad, la primera recomendación que se puede hacer cuando se habla de etiquetado es ‘léelo’. Puede que consideres que sabes perfectamente lo que estás comprando por su aspecto, o porque es un producto habitual en tu mesa. No te fíes, las cosas pueden no ser lo que parecen. Si nos fijamos en la información nutricional de este producto, que a simple vista parece una clásica gelatina, descubrimos que se trata de un ‘postre gelificado’ y contiene 0% de proteínas. Un producto completamente reconocible como gelatina, la cual se ha incluido comúnmente en la alimentación de niños y ancianos por su importante aporte de proteínas, no contiene este…